Con la tecnología de Blogger.

Historia

PARROQUIA MARÍA AUXILIADORA

HISTORIA DE NUESTRA PARROQUIA

El templo se encuentra bajo la advocación de María Auxiliadora, y fue bendecido por Mons. Juan R. Laise, entonces obispo de San Luis, el 17 de diciembre de 1994, como capilla de la parroquia San Charbel. El 27 de diciembre de 2000 es creada Parroquia. El 3 de noviembre de 2012 Mons. Pedro Daniel Martínez confía la Parroquia al Instituto Cristo Rey.
La jurisdicción de la Parroquia se encuentra establecida de la siguiente manera: al norte: línea imaginaria que sigue a la ruta a Las Chacras; al oeste: línea imaginaria prolongación Av. Fuerza Aérea; al sur: ruta n° 147; al este: ruta n°3. Abarca los barrios Eva Perón, Cerro de la Cruz y Cerro de las Rosas, de la ciudad capital de San Luis, y otros que se encuentran dentro de la mencionada jurisdicción.

Párroco: R.P. Diego Antonio Crisafulli CR

Fiesta Patronal: 24 de Mayo




HISTORIA DE LA FIESTA DE MARÍA, AUXILIO DE LOS CRISTIANOS


1814 - 200 años de la institución de su Fiesta - 2014

INTRODUCCIÓN

Leemos en Apocalipsis 12: “Una gran señal apareció en el cielo: una Mujer revestida del sol, con la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas sobre la cabeza…Otra señal apareció: un dragón color de fuego…El dragón se puso delante de la Mujer…Entonces hubo una batalla en el cielo. Miguel y sus ángeles lucharon contra el dragón”.
La Tradición siempre ha reconocido en esta Mujer a la Iglesia, la cual libra una lucha incesante contra el demonio y sus secuaces. También se ha asociado dicha imagen a la Santísima Virgen. En realidad, ambas interpretaciones no se excluyen, ya que María siempre ha estado auxiliando a la Iglesia en los interminables combates que ha debido sostener a lo largo de toda su historia. Así lo ha entendido el pueblo cristiano desde antiguo.
En numerosas inscripciones cristianas de la Antigüedad se encuentran dos títulos por medio de los cuales se referían a la Virgen María: uno es Teotokos, Madre de Dios; y el otro es Boeteia, Auxiliadora. Varios fueron los Padres de la Iglesia que se refirieron directamente a la Virgen María como " Boeteia ", entre ellos se encuentra San Juan Crisóstomo. Sin embargo será un hecho producido en plena Edad Moderna el que llevará a confirmar y propagar este título.

LEPANTO

Antes de referirnos al hecho en sí ubiquémonos en el contexto histórico. El siglo XVI fue un tiempo de profunda crisis y renovación religiosa, a la vez. Ante el cisma provocado por los protestantes, la Iglesia respondió con el Concilio de Trento, que renovó en profundidad el ambiente religioso católico. Los grandes cambios llevados adelante por este Concilio fueron antecedidos por la reforma iniciada en España por el Cardenal Cisneros en tiempos de Isabel, la Católica. Pocas décadas después surgía esa aguerrida milicia espiritual que fue la Compañía de Jesús, fundada por el gran Ignacio de Loyola. Estas transformaciones tuvieron un profundo influjo en la dirección que tomó luego el Concilio de Trento. Éste promovió una profunda revitalización de la vida cristiana que produjo importantísimos frutos de santidad. Los grandes santos de este tiempo fueron a la vez grandes reformadores: Santa Teresa de Jesús, San Juan de la Cruz, San Juan de Ávila, San Juan de Dios, etc. Aquel benéfico influjo se hizo sentir en la cultura y en las artes. Mucho se podría decir acerca de esto.
Pero, el tema nos orienta en otra dirección. Y es el carácter militante que adoptó aquel catolicismo reformado. Al mismo tiempo, que el fervor se profundizaba, se tomaba conciencia de que la Catolicidad se encontraba amenazada por los enemigos de siempre: la Herejía y la Infidelidad. En Europa, el movimiento Protestante se había alzado contra la Ortodoxia y sembrado la confusión en el seno de las sociedades cristianas. Al mismo tiempo, que se producían estos lamentables acontecimientos, la presión turca se intensificaba en el Mediterráneo. Tales amenazas, que no eran más que la manifestación en la Historia del combate que desde siempre libran Miguel y Lucifer, llevó al Papa y a algunos Príncipes cristianos, entre ellos el gran Felipe II, a procurar frenar el avance musulmán sobre Europa.

La Batalla

La Batalla de Lepanto fue un combate naval de capital importancia que tuvo lugar el 7 de octubre de 1571 en el golfo de Lepanto, en la Grecia actual. Se enfrentaron en ella la armada del Imperio otomano contra la de una coalición cristiana, llamada Liga Santa, formada por el Reino de España, los Estados Pontificios, la República de Venecia, la Orden de Malta, la República de Génova y el Ducado de Saboya. Se frenó así el expansionismo turco hacia el Mediterráneo occidental. Mientras se libraba el combate, el Papa San Pío V, organizó un rosario público en la Basílica de Santa María la Mayor. En tal caso, se concluyó que el éxito de los ejércitos católicos se debía a la intervención de la Virgen María que había ido en auxilio de los cristianos. A partir de aquellos acontecimientos, el 7 de octubre pasará a ser el día de la Fiesta de la Virgen del Rosario. Al mismo tiempo se difundirá con fuerza el título de María como Auxilio de los Cristianos. Uno de los personajes más célebres que participó de aquella batalla fue Miguel de Cervantes, apodado luego el “manco de Lepanto”.

LA LIBERACIÓN DE PÍO VII


Varios siglos después nuevamente se hizo sentir el Auxilio de la Madre en favor de sus hijos. Eran tiempos difíciles. La Cristiandad se hallaba sacudida por la impiedad desatada por la Revolución Francesa. Un hijo de la Revolución, y soldado de la misma, convertido luego en Emperador –Napoleón Bonaparte-, quiso someter a la Iglesia a sus planes políticos. De variadas formas procuró humillar a quien representaba la más alta Dignidad que puede haber sobre la Tierra, al Romano Pontífice, que en esos tiempos era Pío VII. Finalmente, tras anexar los Estados Pontificios a su Imperio, decidió tomar prisionero al Papa. El Santo Padre entonces promete a la Santísima Virgen que el día que llegara a Roma, en libertad, lo declararía fiesta de María Auxiliadora. Esto se concretó el 24 de mayo de1814.

MARÍA AUXILIO DE LOS CRISTIANOS Y DON BOSCO

Algunas décadas después, nuevamente los enemigos de la Iglesia complotan contra la misma. Es la época en que se procura crear el Estado Italiano, atentando contra la Independencia de los Estados Pontificios en el centro de la Península. El Papa que debió enfrentar tan terrible tormenta fue Pío IX.
Muy cercano a este Pontífice, siempre se encontró ese gran santo y educador que fue San Juan Bosco. A partir de 1860, en medio de las sacudidas que sufría la barca de Pedro, Don Bosco comenzó a invocar a María bajo el augusto nombre de Auxilio de los Cristianos.
El día 30 de mayo el santo tuvo uno de sus famosos sueños: vio la nave del Papa junto a dos columnas, una representaba la Eucaristía y la otra, a la Virgen Inmaculada con la inscripción de Auxilio de los Cristianos. Como consecuencia de esto, en 1863 Don Bosco comienza la construcción de la iglesia dedicada a María Auxiliadora en Turín. Todo su capital era de cuarenta céntimos, y esa fue la primera paga que hizo al constructor. Cinco años más tarde, el 9 de junio de 1868, tuvo lugar la consagración del templo. Lo que sorprendió a Don Bosco primero y luego al mundo entero fue que María Auxiliadora se había construido su propia casa, para irradiar desde allí su patrocinio. Don Bosco llegará a decir: "No existe un ladrillo que no sea señal de alguna gracia".
Para adornar la Basílica de María Auxiliadora, Don Bosco mandó pintar una estupenda obra artística del maestro italiano Tomás Lorenzone en la cual aparece la Virgen con el Niño como figuras centrales veneradas por los doce Apóstoles, otros santos y los ángeles.


MARÍA AUXILIO DE LOS CRISTIANOS EN NUESTRA PATRIA

La acción evangelizadora de los Salesianos en la Patagonia Uno de los sueños de Don Bosco fue evangelizar nuestra Patagonia. Por eso, es que a finales de la década de 1870 comenzaron a llegar a estas regiones los primeros salesianos, quienes desarrollaron una labor misionera y civilizadora trascendental en el sur de nuestra Patria, produciendo importantes frutos de santidad. Entre los salesianos que se destacaron podemos mencionar, por citar solo algunos, al Padre Domingo Milanesio y al Cardenal Cagliero. La acción evangelizadora salesiana sembró nuestro sur con la devoción a María Auxiliadora, quien seguramente hizo fructuosa la labor de tantos esforzados operarios apostólicos.
Entre los frutos de santidad producidos se encuentran los beatos Ceferino Namuncurá, Laura Vicuña y Artémides Zatti. 

María Auxiliadora Patrona del Agro Argentino

En 1949, María Auxiliadora es nombrada Patrona del Agro Argentino en virtud de los frutos de la obra salesiana en todo el país en beneficio del desarrollo y crecimiento de nuestro campo.

CONCLUSIÓN

A partir de lo que hemos desarrollado podemos concluir que María es la Madre que quiere acompañar a los cristianos a lo largo de todas las vicisitudes de su vida, en la que muchas veces se hace necesario batallar contra el Mundo, el Demonio y la Carne, mientras Jesús, nuestro Rey-Salvador va sembrando la buena semilla de la Gracia de Dios en nuestro corazón. Este año se van a cumplir 200 de la institución de la fiesta en honor de María como Auxilio de los Cristianos, encomendémonos pues a tan Augusta Madre y Reina.

Oración a María Auxiliadora compuesta por Don Bosco

Oh María, Virgen poderosa: Tú, la grande e ilustre defensora de la Iglesia; Tú, Auxiliadora del pueblo cristiano; Tú, terrible como un ejército en orden de batalla; Tú, que sola destruyes los errores del mundo, defiéndenos de nuestras angustias, auxílianos en nuestras luchas, socórrenos en nuestras necesidades, y en la hora de la muerte, recíbenos en el eterno gozo. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario