Con la tecnología de Blogger.

viernes, 4 de diciembre de 2015

MENSAJE DE NAVIDAD DE NUESTRO PARROCO

Muy queridos fieles de nuestra Parroquia: hemos llegado al final de año, y me parece increíble la velocidad con el que ha transcurrido... Al menos así lo hemos vivido en la parroquia y en nuestra comunidad religiosa, con múltiples actividades muy intensas. De modo que es justo y necesario dar gracias a Dios por todos los beneficios recibidos, y también pedir perdón por los pecados cometidos, a nivel personal y comunitario…

Esta Navidad tiene el encanto de celebrarse dentro del Año Jubilar de la Misericordia, convocado por nuestro Santo Padre Francisco. Y precisamente en Navidad celebramos la gran Misericordia del Padre al darnos a su Hijo, nacido para nuestra salvación. En la bula del Año de la Misericordia el Papa nos escribió  que "Jesucristo es el rostro de la Misericordia del Padre… Con sus gestos y con toda su persona revela la Misericordia de Dios".

Santo Tomás nos enseña que misericordia es "entristecerse por la miseria ajena como si fuera propia, intentando desterrarla como si fuera propia". Y también dice que es "otorgar una perfección a alguien que carece de ella" (Cf. S. Th., 1, 21, 3). De modo que, con ocasión de esta Navidad y de este Año de la Misericordia, debemos valorar más y más el don de Jesús vivo en la Eucaristía, y ayudar efectivamente a nuestros hermanos a que también lo valoren, especialmente a aquellos que por diversos motivos no viven en gracia de Dios para que puedan ordenar su vida y acercarse al sacramento de la confesión, que también se le llama "sacramento de la Misericordia". No es misericordia limitarse a tolerar el mal, y mucho menos aceptarlo, sino procurar por todos los medios reparar el mal y desear que todos vivamos del modo que Jesús quiere para cada uno de nosotros. También enseña santo Tomás que "la justicia sin misericordia es crueldad, y la misericordia sin justicia es la madre de la disolución" (Super Mattheum, 429).

Que María Auxiliadora nos ayude a todos a vivir con fervor estas celebraciones, y a experimentar la belleza de la misericordia.

Me encomiendo a sus oraciones, y les dejo mi bendición, afecto y recuerdo en la santa Misa,

San Luis, diciembre de  2015.-

P. Diego Crisafulli CR

Párroco

No hay comentarios:

Publicar un comentario