Con la tecnología de Blogger.

martes, 25 de junio de 2013

CONSAGRACIÓN DE LA DIÓCESIS AL SAGRADO CORAZÓN Y ENTRONIZACIONES EN LOS HOGARES

El pasado viernes 7 de junio ha tenido lugar la solemne Consagración de nuestra Diócesis al Sagrado Corazón de Jesús. Nuestro Obispo, Mons. Pedro Daniel Martínez, presidió la celebración en la Iglesia Catedral, y en comunión con él también la hemos realizado en nuestra Parroquia ese mismo día.
Animados también por nuestro Obispo y por el carisma propio del Instituto y de la Legión de Cristo Rey, los jóvenes de la Legión, junto con los hermanos de nuestro Instituto, han comenzado una campaña de Entronización del Corazón de Jesucristo Rey en los hogares. Logrando de esta manera ofrecer la reparación de pecados tan característicos de nuestra época como son el laicismo, la disolución de la familia y el atentado contra la majestad divina de Cristo sobre la sociedad humana.
Organizados en pequeños grupos, visitan los hogares, a modo de preparación para la Ceremonia de Entronización. Estas visitas comprenden tres aspectos fundamentales:
<![if !supportLists]>·                    <![endif]>Anunciar el reinado de Jesucristo y su Evangelio e introducir a la familia en la oración y prácticas de piedad.
<![if !supportLists]>·                    <![endif]>Exponer la naturaleza de la realeza de Jesucristo, la cual se disponen a aceptar como modo de vida, sometiéndose a la voluntad y con gusto al imperio suavísimo de Cristo Rey, mediante el reinado de su amor.
<![if !supportLists]>·                    <![endif]>Disponer todo lo necesario para la ceremonia, entregándoles la fórmula de Consagración que harán el día de la Entronización, para que sea previamente meditada, como así también el rezo en familia de la novena o triduo preparatorio.
En la Ceremonia de Entronización, que será presidida por un sacerdote, se instalará definitiva y solemnemente la imagen  del Sagrado Corazón de Jesucristo Rey en un lugar de honor de la casa, y sus miembros le ofrendarán sus vidas y su hogar en un acto de Consagración. Este día es de gran gozo y bendición para la familia, que reconocerá oficial y socialmente la divina y humana realeza de Cristo.
Que nuestra dulce Madre María Santísima, nos alcance la gracia de entronizar a su Hijo Rey en cada uno de nuestros corazones, y así extender el imperio de su amor. Para que, reinando en nuestras vidas, reine también en nuestra Patria y en el mundo entero, para mayor Gloria de Dios!

No hay comentarios:

Publicar un comentario